Aquí y ahora: síntoma y contexto. Acerca de la actualidad del panorama artístico local

Jordi Antas
comissari projecte Javelina

____________

Plantear un proyecto como un archivo de creadores del contexto local a la altura que estamos no es pura coincidencia. Más allá de las incursiones –que no han sido pocas pero quizá no suficientes, o efectivas, o las adecuadas– que se han establecido durante las últimas dos décadas en el contexto leridano, pocas son las iniciativas que han generado un clima de convivencia entre artistas, público e instituciones. Y, decir esto implica en primer término defender la escena artística local, conocerla y comprenderla.
Si el campo de estudio que tratamos es del entorno y la escena local, existe entonces otro elemento a considerar: el aquí y ahora es algo más optimista que el de hace unos años, bien por la irrupción de programas de formación y difusión de artistas, o bien por pequeños proyectos que han tenido la capacidad de establecer un segmento entre los núcleos hegemónicos del circuito del arte tanto de la geografía catalana como la española que de manera tímida han perfilado una pequeña transformación e interrelación entre agentes y artistas locales.
Entonces estamos capacitados para decir que en Lleida ese tejido cultural y artístico existe, más o menos es visible, seguramente algo tímido aún en la ciudad, pero con sus fluctuaciones que van favoreciendo poco a poco a contribuir un tejido cultural sólido. Aun así hay mucho camino por recorrer ya que desde el ámbito específico de las artes visuales se detectan vacíos importantes como la escasez de plataformas independientes, espacios dedicados al arte joven, o programas articulados y de continuidad para consolidar, promocionar, formar y difundir el contexto artístico leridano.
Desde un análisis objetivo lo que supondría una escena local ejemplar pasa por la necesidad de desarrollar una estructura profesional estable en torno al arte contemporáneo a partir de establecer y consolidar elementos como: instituciones con larga tradición, plataformas de nueva definición, un sistema importante de apoyo a la creación, universidades y espacios educativos con vínculos y una voluntad nacional e internacional, todo ello vinculado a una serie de propuestas independientes (ya sean estas galerías o space projects) que van apareciendo y desapareciendo. Y sobre todo los artistas, como elemento clave en la definición de toda la estructura. Un síntoma inquietante cuando la realidad artística del territorio en el que actuamos una buena parte de estos elementos anteriores son inexistentes, y además la previsión de incorporarlos son lentos y aparentemente a largo plazo. “El arte que tenemos es el arte que merecemos y, lamentablemente, se encuentra lejos del arte que queremos”, decía María de Corral hace ya unos años refiriéndose al contexto español, algo que, salvando las distancias, es extrapolable al conjunto de nuestro territorio local.
De esta manera, considero que las escenas artísticas surgen por flujos y energías que suceden a partir de unos momentos y unas situaciones muy concretas. Inventarse un contexto de la nada obtendría resultados mayoritariamente artificiosos y forzados, aunque bien esta en nuestras manos, y es nuestra responsabilidad la de repensar los programas y dotar de herramientas, recursos, formación, encuentros, visibilidad, difusión y producción para que esta escena artística de calidad que anhelamos se pueda llegar a generar de una manera más natural.
En este sentido, y aunque soy partidario de defender antes que criticar lo que se hace en Lleida, me gustaría mucho poder afirmar una recuperación en el panorama actual del tejido artístico que conforma las artes visuales en Lleida. A pesar de ir mejorando año tras año, continúa mostrándose algo delicado. Programas e iniciativas tanto independientes como institucionales en los últimos años (Beca Entrega, programas de formación Demo, programa expositivo DAFO, Bienal de Larva, Embarra’t, Festival Emergent, programa del Vestíbulo del EAM Leandre Cristòfol, etc..) han ido ayudando, a solidificar y consolidar algunos gestos y colaboraciones entre agentes, artistas e instituciones, además de proyectar una imagen y un marco de trabajo que se visibilizan en el exterior de nuestro entorno. Y algo mucho más significativo es el encuentro y las relaciones que se han establecido entre los diferentes artistas locales repartidos por toda la geografía catalana, española y europea. Lo digo con conocimiento de causa, ya que es bien conocida la desfragmentación de nuestra escena artística, es decir, que un buen número de artistas de nuestro entramado local se establecen fuera de nuestros límites geográficos por diferentes motivos: desarrollo profesional, exploración de nuevos espacios, nuevas visibilidades, etc., pero uno de los motivos fundamentales que se establecen fuera son las oportunidades para poder crecer como artistas y como profesionales.
Delante de esta realidad, el panorama actual de espacios y plataformas de encuentro, de formación, de diálogo, de laboratorio y sobre todo de interconexión con las escenas artísticas externas más próximas –como son la catalana o la española– es pequeña, y eso es un elemento decisivo para que una escena local crezca y se consolide. Durante estos años de trabajo en el territorio he tenido la oportunidad de trabajar con artistas con vínculos a Lleida pero que muchos de ellos están establecidos fuera. Algo que, para mi sorpresa, es que entre ellos no se conocían. Por eso la importancia de espacios de relación y difusión como el que presentamos hoy, el Archivo Jabalina.
Este proyecto que iniciamos desde el Centro de Arte la Panera y en colaboración con el IEI responde a todas estas necesidades citadas anteriormente. Un proyecto que parte de un archivo de artistas que, como su nombre indica, apunta a lanzar, a propulsar artistas locales y relacionarlos con el contexto, tanto local como nacional. Para ello, el Archivo Jabalina se presenta como un servicio para los profesionales de las artes visuales de la demarcación de Lleida, que reúne una selección de artistas visuales, comisarios y agentes culturales del territorio que, mediante distintas actividades, y con el objetivo de fortalecer el contexto artístico local, apuesta por favorecer un marco de crecimiento y de consolidación profesional para artistas del territorio, así como fomentar un espacio de comunicación e intercambio entre otros contextos y el nuestro.
En definitiva, plantear un espacio de presentación de proyectos y de encuentros, de discusión y formación, de intercambio y de visibilización con la firmeza y voluntad de ubicarnos en un plano más abierto, más cualitativo, y más interconectado desde la construcción de una esfera artística que dé lugar a un tejido cultural diverso, rico y sólido. Y todo eso creemos que es posible llegar a lograrlo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Control * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.