La perla oculta en el vacío

José Andújar Almansa
Centros de gravedad
Poesía española en el siglo XXI (Una antología)
Ed. Pre-Textos, 289 p.

__________

LORENZO PLANA
Indispensable mirada a la poesía española más relevante del siglo XXI

En esta antología se selecciona a doce poetas nacidos después de 1970. Se trata de Mariano Peyrou, Abraham Gragera, Miriam Reyes, Juan Carlos Abril, Juan Manuel Romero, Rafael Espejo, Carlos Pardo, Antonio Lucas, Josep M. Rodríguez, Erika Martínez, Juan Andrés García Román y Elena Medel. Su escritura indaga en la posibilidad de la creación cuando surge la ausencia de un centro con que enfrentarse a la identidad de lo real. Frente al fragor corrosivo del vacío, algo brilla tenuemente. En una de sus últimas cartas, Stefan Zweig escribe: “Saludo a todos mis amigos. Ojalá puedan ver el amanecer después de esta larga noche. Yo, demasiado impaciente, me voy antes de aquí.”
De una labor de “resistencia” hacen acopio todos estos poetas, ciertamente impacientes, aunque de sobras dotados vital y expresivamente como para demostrar que pueden mirar de frente al vacío, igual que si la poesía consistiera en una tensión verdadera, más verdadera que cualquier corriente negativa. Todos estos autores se encuentran de vuelta de muchos giros… Así lo atestiguan sus poemas, que no comparten una estética o ideario comunes, sino, más bien, la irrealidad impactante de vivir en estos tiempos. El cambio de paradigma parece evidente a muchos niveles en todo el mundo, y ellos, desde un sesgo intelectualista, y pletóricos de tradiciones, reciben el hielo desde la espina dorsal de la nada incandescente, desde el vacío extraño. En la lucha de sus conciencias contra la negatividad de una época plagada de trampas, encuentra el antólogo Andújar Almansa en su largo y portentoso prólogo la evidencia de que la poesía busca siempre el límite de las cosas, generación tras generación, en una espiral ajena a las baratijas del día a día. Postula que la palabra poética necesita residir un tiempo en lo oscuro, a la espera de la iluminación. Todos estos poetas, ferozmente preocupados ante la médula de su lenguaje, desarrollan sus mundos originarios.
Pero se trata de mundos heridos. Al teorizar, Abraham Gragera dice que la desilusión del nihilismo “es algo así como el nihilismo jugando a despedirse de sí mismo”. El vacío sería algo que siempre estuvo aquí, es aguantarle la mirada hasta devolverle a su reflejo humano lo que importa. Juan Carlos Abril reflexiona en torno a las emociones: “La dimensión ética del arte, su fibra, es lo que nos toca.” Es difícil no palpar en esta antología una distancia entre distintos centros de gravedad. Josep M. Rodríguez hace hincapié en los primeros homínidos, en las palabras que inauguran una lengua, en la imagen que surge como un puente. Ya se trate de desilusión, emotividad o indagación en la imagen, percibimos una pasión por lo inmediato universal cargada de vida y ya de vuelta de todo. Dice el poema Rilke, de Antonio Lucas: “No saber vivir más allá de mí mismo: ésa fue mi conquista.” Esta es la sensación que ofrece la antología: a pesar de una exigencia total respecto a las posibilidades de expresión, el idilio terrible con el vacío queda rebullendo en los versos. Eso sería la poesía al fin y al cabo, aquella perla de Luis Cernuda, esta vez oculta en el vacío más radical. La madurez de todos estos poetas queda certificada en una dura angustia, pero hay un brillo que apunta a la delicadez de la salvación. Más allá de nosotros, más allá de esta locura, necesitamos un apeadero.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Control * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.