Lydie Salvayre: «La desmesura de la violencia franquista me incitó a escribir No llorar»

SALVAYRE

LYDIE SALVAYRE, premio Goncourt de 2014 por Pas Pleurer (No llorar), una memoria familiar muy vinculada a Lleida, donde residió un hermano de su madre, vendrá a la capital del Segrià el próximo mes de mayo invitado por la profesora de la Universidad de Lleida Àngels Santa. No llorar está escrita en un idioma mestizo, híbrido –el frañol-, un francés plagado de castellanismos y de expresiones catalanas que aprendió de sus padres. Es un homenaje a los jóvenes que lucharon por la República y contra Franco, que se vieron obligados al exilio –“la peor experiencia de mis padres fue la que vivieron en el campo de Argelès”– y que mantuvieron siempre firmes sus convicciones republicanas y antifascistas. En esta entrevista explica cómo vivió su condición de hija de exiliados y habla con orgullo de sus progenitores y de su tierra de origen.

¿Esa ingenuidad de los personajes jóvenes que desean cambiar el mundo se la transmitió su madre?

Mi madre había guardado, durante setenta años, un recuerdo intacto y muy feliz de ese período. E igual con la retirada, ella no contemplaba el paréntesis libertario como el fruto de un deseo naíf o ingenuo de lo que habían llevado a cabo, sino como la voluntad lúcida, asumida, consciente, de su gesta, la voluntad muy fuerte de poner fin a una vida estrecha, sofocada y privada de cualquier proyecto de futuro. Pero es cierto que en el fondo de ella había algo de ingenuidad y de candidez que conservaba de su adolescencia.

¿Qué versión de la guerra y de la revolución le explicaron sus padres exiliados?

Mis padres habían tomado parte y causa por la República en 1936 y su versión de la guerra estaba, evidentemente, determinada por su toma de posición política. Pero lo que me sorprendió, leyendo los Cementerios bajo la luna de Bernanos, fue que la versión de este último sobre “el terror” (son sus palabras) ejercido por los franquistas durante la guerra civil era mucho más terrible que la que daban mis padres. Es también el impacto recibido por la lectura de Bernanos, el descubrimiento de esa violencia cuya desmesura nunca había imaginado, lo que me incita a escribir No llorar.

Continua llegint “Lydie Salvayre: «La desmesura de la violencia franquista me incitó a escribir No llorar»”